Se nos fue un grande de la Educación Matemática. Ubiratan D´Ambrosio

(São Paulo, 8 de diciembre de 1932 - 12 de mayo de 2021)

Ubiratan D´Ambrosio, o Ubi, como cariñosamente sus colegas le decían, fue un grande de la Educación Matemática. Se formó como matemático en Brasil, EE. UU. e Italia (obtuvo su doctorado en Matemática por la Universidad de San Pablo en 1963). Fue el creador del programa de investigación de Etnomatemática y se dedicó al estudio de la educación y la historia de la matemática. En Brasil asumió el cargo de director del Instituto de Matemáticas, Estadística y Ciencias de la Computación de la Universidad Estatal de Campinas (UNICAMP).

Sus valiosos aportes a la historia de las matemáticas y las ciencias fueron reconocidos a través del Premio Kenneth O. May que se le otorgó en 2001 y que consagró la excelencia de su trabajo en este campo de estudios a nivel internacional. En el año 2005 D´Ambrosio es ganador de la medalla Felix Klein otorgada por la Comisión Internacional de Instrucción Matemática en reconocimiento a su contribución en la Educación Matemática como campo de investigación, especialmente en América Latina. Más específicamente, la comunidad internacional de la Educación Matemática reconoce su contribución a la renovación y ampliación del campo de Historia de las Matemáticas al introducir la perspectiva epistemológica de la Etnomatemática.

D´Ambrosio siempre estuvo sensible frente a la apropiación pedagógica de la historia de las matemáticas, teniendo como fundamento el enfoque de la Etnomatemática. Sus contribuciones acerca de la historia de las culturas científicas no occidentales y, en particular, sobre la historia de la ciencia latinoamericana, estuvieron soportadas desde su crítica radical al eurocentrismo. Ubi estimuló la creación de la Red Latinoamericana de Etnomatemáticas y la revista virtual en etnomatemáticas en la Universidad de Nariño.

Es imposible en tan corto espacio continuar visibilizando todas sus contribuciones académicas. Quisiera, mejor, dedicar lo que resta de esta breve semblanza a describir la personalidad de Ubi. Sin temor a equivocarme, los educadores matemáticos en todo el mundo le reconocemos su don de gentes y el talante pedagógico, su actitud permanente a escuchar y a interactuar con todos, su compromiso incondicional con los educadores.

Hace muchos años, en un congreso sobre Educación Matemática celebrado en Guatemala, y cuyo conferencista central era Ubiratan D´Ambrosio, uno de los asistentes a la conferencia formuló una pregunta que, en su momento, parecía ingenua: ¿Cómo enseñar matemáticas? La pregunta fue formulada por Luis Radford. La respuesta de Ubi fue contundente: “Con amor”. Luis Radford en 2017, en el marco de un evento sobre la Teoría de la Objetivación, comentó lo siguiente: “durante muchos años estuve pensando la respuesta de Ubi y me costó mucho trabajo entenderla”.

El fallecimiento de Ubi es un acontecimiento muy triste para quienes trabajamos en el campo de la Educación Matemática. Estamos de luto. Hemos perdido a un gran educador, a un grande de la Educación Matemática, pero su influencia y enseñanzas se quedan con nosotros.

Rodolfo Vergel Causado