La formación docente en ciencias sociales en Bogotá: Tensiones entre la regulación gubernamental y su aplicación pedagógica

Esta investigación se inscribe en la línea de la historia de la enseñanza de las Ciencias Sociales que hace parte del grupo de Formación de Educadores, del Doctorado Interinstitucional en Educación de las Universidades Distrital Francisco José de Caldas, Pedagógica Nacional y del Valle.

Desde este punto de vista, su objeto de indagación principal se centra en la siguiente hipótesis: En los últimos años (1998-2009) las reglamentaciones, normas y decretos sobre formación docente en Colombia, no han sido  suficientes para fortalecer los programas curriculares de la Licenciatura en Educación Básica con énfasis en Ciencias Sociales, que ofrecen particularmente las Facultades de Educación de las universidades públicas en Bogotá:  Universidad Distrital Francisco José de Caldas (UDFJC) Universidad Pedagógica Nacional (UPN).

A partir de 1998, los programas de Licenciatura en Educación iniciaron su reorientación a los currículos, planes de estudio y las prácticas pedagógicas de acuerdo a las exigencias normativas (Dec. 272 de 1998, Dec. 2566 de  2003, y la Res. 1036 de 2004)1 y a las interpretaciones institucionales que orientaron los procesos formativos que vienen ofreciendo a sus estudiantes. Cada programa de formación docente en Ciencias Sociales en aquellas  Facultades de Educación que asumieron en aras a su autonomía universitaria los criterios filosóficos, pedagógicos y científicos de acuerdo a sus condiciones y a las exigencias de la acreditación.

De esta forma, se asume esta hipótesis soportada en las perspectivas teóricas que pueden ir desde la fundamentación filosófica clásica y moderna planteada por Gadamer, pasando por los dominios del sujeto en tanto saber,  poder y deseo como proceso formativo hermenéutico (Foucault) o la gramática escolar que centra su atención en las acciones cotidianas que se generan en la vida escolar universitaria (de Certeau). Lo cierto es que las  condiciones requeridas para formar docentes en este inicio de milenio reclaman cambios con las exigencias que necesitan la escuela y la sociedad.

El ser docente implica manejar un sin número de competencias que corresponden a la práctica docente para desempeñarse en cualquier situación con el sentido pedagógico y político que le confiere dicha interacción escolar.  Estos procesos formativos docentes se interpreta desde los procedimientos expuestos por las Ciencias Sociales resaltando las categorías sociales y escolares, las teorías pedagógicas que permitan a la luz de la gramática  escolar abordar los análisis de los discursos, programas, actas, escritos y publicaciones, que dé cuenta de las transformaciones que han efectuado cada programa para acreditarse y ofrecer una licenciatura de calidad.

En consecuencia el estudio de la formación de docentes implica construir un referente teórico que por la generalidad del concepto, debe apoyarse en las diferentes concepciones conceptuales que los autores de orden universal  presentan, un tanto disimiles y a su vez semejantes o contradictorias al exponer el concepto de formación.

Para este caso la concepción filosófica sobre formación humana que ofrece Hans Georg Gadamer (2002), quien la entiende como la asimilación de la cultura por el individuo; mientras que para Michel Foucault (1979) la formación  está anclada al sujeto en tanto deseo, saber y poder; Michel de Certeau (2007) la asocia con las prácticas culturales cotidianas que se traducen en comportamientos de resistencia frente a la autoridad formadora. Contrario a estos planteamientos sobre formación se abordan las explicaciones que Pierre Bourdieu (1981), ofrece sobre la formación como reproducción y como habitus. Y en términos particulares de Teresa Yuren, Cecilia Navia y Cony Saenger  (2005) quienes explican este concepto de formación como el desarrollo de un proceso de subjetivación anclado en la estructuración de la construcción de la identificación de cada persona que se forma con respecto a la transformación de la sociedad,

En general la literatura reseñada facilita la integración conceptual de formación docente para iniciar el viaje formativo planteado por Jorge Larrosa (2000), sobre la base de las narrativas, lecturas y formas de recorrer el mundo para  des-aprender lo aprendido y construir nuevos esquemas de interpretar el mundo. 

La gramática escolar se pone en consideración por que recoge lo cotidiano como expresión de las prácticas culturales que trascienden la misma subjetividad, al darles sentido y significado como si fuera un texto escritural ya  elaborado pero no publicado.

Metodológicamente se adelantara una investigación de corte cualitativa documental y etnográfica, centrada en la entrevista y el análisis documental.

Finalmente, esta investigación dará cuenta de los cambios que han asumido los diferentes programas de formación docente en Ciencias Sociales como respuesta a las exigencias normativas y a las nuevas condiciones para  formar a los estudiantes futuros docente en el campo de la Pedagogía ante el reto para el presente siglo en Colombia.

Dirección

Luis Carlos Ortiz

Evaluación del Proyecto de Tesis

Evaluador

Sesión de Presentación

Jueves, Diciembre 10, 2009

CADE

CADE No. 015 del 2009

Correcciones

Acta CIDC (Institucionalización)

033-2010. Diciembre 15 de 2010

Evaluación Tesis

Evaluador

Sesión de Presentación

Miércoles, Mayo 14, 2014